¿Eres de los que se despierta y siente que no descansó absolutamente nada? No hay que ser experto para identificar que lo que te hace falta es tener un sueño reparador. Según el portal especializado en medicina MedlinePlus, dormir bien nos ayuda a “sentirnos descansados y con energía al día siguiente, aprender información, darle un descanso al corazón y al sistema vascular y evitar enfermarnos o mejorarnos cuando estamos enfermos“. Por lo que no dormir bien ni lo suficiente tiene efectos perjudiciales en nuestra salud corporal y mental, tanto a corto como a largo plazo.

Dormir bien no solo es una necesidad para mantener la salud física y mental, sino un verdadero placer; pero aparentemente cada día es más difícil lograr un sueño profundo y reparador“, menciona Irina Martínez, instructora de YO.

La pregunta del millón: ¿cuántas horas de sueño necesito? El mismo portal afirma que “la cantidad de sueño que necesitamos depende de varios factores, incluyendo edad, estilo de vida y estado de salud“, aunque las recomendaciones generales para dormir para un adulto/adulto mayor es de 7 a 8 horas. Sabemos que hoy en día es difícil conseguir esas preciadas 8 horas de sueño diario. Sin embargo, a veces se nos olvida lo importante que es tener un sueño reparador.

El estrés, la sobre exposición a los medios electrónicos y la vida acelerada, nos dejan agotados pero sin poder conciliar el sueño, con insomnio o sueño interrumpido“, agrega Irina. 

Es por eso que Irina te quiere brindar un par de consejos para que realmente descanses y para evitar despertarte en la mitad de la noche, tener un sueño mediocre e huirle el muy temido insomnio (que impedirá a que tomes tu clase de BALA a las 7AM al día siguiente). ¡Toma nota! 

  1. No duermas con el celular prendido. Según un estudio realizado en México sobre conductas nocturnas, dos de cada ocho personas dejan sus celulares encendidos dentro de sus habitaciones lo cual aumenta la posibilidad de que suene o proyecte luz al recibir una notificación. Si esto pasa, estaremos tentados a ver quién le dio like a nuestra más reciente publicación de Instagram y, por ende, perderemos el sueño. NOTA: Esta recomendación no es exclusiva para los celulares, pues también aplica para los televisores, tablets y demás gadgets. Asimismo, “trata de no ver tu celular o la tele por lo menos hora y media antes de acostarte. La luz azul estimula el cerebro, y resulta muy difícil tranquilizarlo. Mejor escucha música clásica o ambient a un volumen suave“, aconseja Irina.
  2. Minimiza la entrada de luz de la calle. Todos tenemos en nuestro cuerpo un reloj biológico (también conocido como “ciclo de 24 horas”  o ritmo circadiano) que controla funciones vitales como dormir y despertar. Este reloj puede verse afectado por la luz o la oscuridad del exterior, las cuales pueden hacernos pensar que es hora de dormir o de despertarse. Recuerda que nuestros ojos reaccionan a la luz, incluso cuando están cerrados. La luz del día hace que nuestros cerebros reduzcan la producción de la hormona del sueño, la melatonina, la cual nos permite estar alertas. La solución será tener unas cortinas aislantes de la luz. 
  3. Dile “no” a las comidas y bebidas estimulantes. Alimentos y bebidas tales como el café, el alcohol, las grasas pesadas y las azúcares refinadas pueden convertirse en un arma letal contra una buena noche de sueño. “Procura cenar ligero dos horas antes de acostarte y limita la ingesta de alcohol y cafeína  antes de dormir“. 
  4. Ropa cómoda (y adecuada para dormir). Por más cansado que estés al llegar ca casa, queda estrictamente prohibido quedarse dormido con la ropa del trabajo/ejercicio. ¿Por qué razón? Nuestra temperatura corporal baja medio grado cuando estamos dormidos. Si estamos muy fríos, nos sentimos inquietos y se nos dificulta dormir, así de sencillo. En el caso contrario, si llegas a tener mucho calor debido a tu pijama de franela en pleno julio, también nos hará sentir que no hayamos nuestro lugar. Lo mejor es usar ropa de noche ad hoc al clima en el que estés.
  5. Bye bye preocupaciones. El estrés y la ansiedad son los enemigos número 1 del sueño. Los expertos recomiendan que la gente que padece estos padecimientos, realice una actividad de relajación como el yoga o la meditación. Hacerlo horas, inclusive un par minutos antes de dormir, te ayudarán a desconectarte de tus preocupaciones y dormir como un bebé.  Lo que también puedes hacer es “escribir tus preocupaciones o pendientes y déjalos a un lado… date chance de retomarlos a la mañana siguiente“, afirma la instructora.
  6. No dormir siestas durante el día. Pues a tu cuerpo les costará más trabajar conciliar el sueño en la noche (sobre todo si tus siestas tienen una duración mayor de media hora).  
  7. Respira. “Date chance de tomar cinco respiraciones súper profundas. Inhala por la nariz lento hasta llenar tus pulmones. Sostén unos segundos esta inhalación y exhala por la boca sacando todo el aire lentamente“.
  8. Armoniza. “Que tu cuarto sea un espacio que invite al descanso. Tu cama limpia, sobre todo. Puedes usar esencias de lavanda y bergamota para ayudar a relajarte“.
  9. Estira. “Date unos minutos para estirar suavemente tus piernas y tus brazos, tu cuello… abre la boca, saca la lengua…. Sacude la tensión de tu cuerpo“.

No te pierdas la clase de YO con Irina Martínez para tener un sueño profundo. ¡Muy pronto en Síclo+!

siclo
Siclo author: this will be de description from the author

    You may also like

    Leave a reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    More in Cuídate+